Una playera puede ser la prenda más básica que existe, pero también es la más popular y utilizada en el mundo. No podemos negar que tenemos de todos colores, tamaños y formas dentro de nuestro guardarropa; ni tampoco podemos negar que ha estado presente en nuestras vidas desde nuestro nacimiento hasta la actualidad.

Así como el ser humano adopta distintas personalidades conforme crece, se desarrolla y madura; las playeras también han logrado hacerlo. No sólo porque existen modelos y estilos diferentes, sino porque esta prenda tiene una gran importancia y trasfondo cultural que a lo largo de los años ha evolucionado y, por supuesto, permanecido. Se convirtió en un lienzo “en blanco” en el que podemos plasmar cualquier diseño, y claro que también eso lo convirtió en un símbolo de expresión, que, con el paso del tiempo, esa expresión ha adoptado distintos propósitos.

Desde recordar nuestro destino de vacaciones y el concierto de nuestra banda favorita, hasta participar en eventos para recaudar fondos o apoyar a nuestro equipo favorito, son una manera fácil de expresar cómo nos hizo sentir ese momento, recordar las experiencias que hemos tenido y expresar lo que amamos y lo que nos apasiona.

¿Cómo surgen las playeras?

Las playeras aparecieron por primera vez en el mundo cuando la Marina de los EE.UU. Las entregó para usarlas como un uniforme a principios de 1900. Eran simples, de cuello redondo, de manga corta y solo estaban disponibles en algodón blanco. No fue hasta finales de la década de 1960 que la camiseta tomó giros diferentes en un medio de auto expresión, arte que podíamos usar, un recuerdo y una forma de publicidad comercial.

¿Por qué son importantes?

Nos ayuda también, a mantener relaciones sociales. Por ejemplo, en la década de 1800, el sombrero fue la declaración de moda que ayudó a distinguirse de un estatus social (recordemos que en esos tiempos la sociedad era aún más clasista que en la actualidad). A mediados de 1900, las playeras o camisetas comenzaron a hacerse cargo de esa “tarea”. Las camisetas que usamos muestran nuestra preferencia de música, equipo deportivo, afiliación política, película favorita, pasatiempos y mucho más. Una playera, como ya se mencionó antes, es una prenda básica en el guardarropa de cualquier persona. Pero ahora, si consideramos más detalles como los colores o el estampado, también representan una identidad y hablan mucho por nosotros. Por ejemplo, si estamos en un evento y la gente luce una playera amarilla, verde, naranja y negra ¿hacia quién nos dirigiríamos para hacer la plática? A veces, esto nos brinda una propia personalidad. Otro ejemplo podrían ser las playeras que se venden en los conciertos, cuando alguien trae puesta una playera de nuestra banda favorita automáticamente nos parece agradable.

Las playeras también son un cómodo reflejo de triunfo, envían un mensaje y crean conciencia. Al ser una prenda adaptable a las necesidades de cada persona, organización o institución; representa un símbolo (aquel que se le quiera dar). Por lo tanto, los equipos deportivos, las empresas, las escuelas, entre otros, pueden brindarle un significado en específico a ésta prenda y claro que logrará representar ese ideal.

Una playera conserva los recuerdos y guarda nuestras memorias: las inmortaliza. Como ya se mencionó anteriormente, muchos de los eventos de los que somos testigos a lo largo de nuestra vida, merecen ser guardados en nuestra memoria, como un concierto o un viaje increíble. Especialmente para muchos coleccionistas éste giro que pueden tomar las camisetas es algo muy valioso. Puede que esa pieza de algodón esté en nuestro cajón inferior del tocador, el cual no hemos usado en meses o años, pero sabemos que está ahí. Cuando ocasionalmente la encontramos, nos inunda el recuerdo de nuestra banda favorita, un amor perdido o quizás el mejor día de nuestras vidas. El valor simbólico que adquiere es muy importante.

También, logra ser el reflejo de quien la fabrica, imprime, borda o realiza en sí. Ya sea simple o decorada; con un color único o multicolor. El arte en una camiseta es un reflejo del interior del ser humano, literalmente es un lienzo en blanco que va adquiriendo cierto valor artístico. Es también como un elemento publicitario, por ejemplo. Ya sea que la camiseta esté adornada con el logotipo de una empresa, una cerveza o refresco o una frase promocional; el mensaje es enviado y anuncia a todos aquellos que estén cerca para apreciarlo.

Las playeras transmiten emociones, no hay dudas. Nos encantan las playeras, especialmente las que cuentan con alguna especie de impresión o sublimado. No porque sean nuestra principal prenda de vestir y contemos con cientos de ellas; sino por la pasión que algunas personas sienten al utilizarlas. A partir de esa pasión, a su vez nos alimentamos de la alegría, la determinación y, a veces, de la fantasía que proviene de poner un logotipo, símbolo o mensaje en una camiseta. Podemos darnos cuenta que a veces los artículos “simples” que utilizamos día con día, tienen un gran significado e importancia pero generalmente no lo notamos. Por supuesto que a este punto, ya pondremos mucho más atención en las prendas que tenemos en nuestro closet y puede que hasta valoremos todas y cada una de las playeras que hemos adquirido a lo largo de los años. Algunas de ellas guardan memorias o momentos, quiere decir que, sin darnos cuenta, teníamos con nosotros reliquias y tesoros que representan más de lo que imaginábamos.